La polilla no tiene la belleza de la mariposa.
Sin embargo, la vida le ha hecho más fuerte.

Perro ladrador...


A lo largo de la Historia, muchos han sido los hombres sabios que han defendido sus argumentos a través de sus obras. Sencillamente, porque la razón, ya se nos dé en forma de poema o en prosa, salpica a los que pretenden difuminar la realidad con sus suposiciones infundadas. Podría citar a los grandes filósofos helenos y latinos, a los humanistas del siglo XV... y así hasta los ensayistas de la actualidad.

Y las mujeres, ¿cuántas hemos defendido la verdad? Relativamente pocas, en comparación con ellos. Las féminas únicamente eran hijas, mujeres y madres. No había sitio para nada más.

Bien, este post está dedicado a un lector desconocido, que no deja ver su rostro, pero sí su simpleza.

Su ridículo argumento para despreciar a la mujer se asemeja tanto al que se ha utilizado desde tiempos inmemoriales, que el tal ladrador parece sacado de una novela por entregas. ¡Qué digo! En el XIX los hombres eran muchos más civilizados.

Leamos las sabias palabras del perro peligroso:

«Hoy curioseando por internet me dió por enterarme mejor de eso del feminsmo. Mi conclusión es que estáis zumbadas y muy desfolladas. ¿Complejo de inferioridad?»

Dejando aparte consideraciones gramaticales que poco importan ahora, he buscado cómo ha llegado el can a mi blog. Lo único que he publicado en donde aparece el término feminista es un post con chistes ídem. ¿Y nos llama zumbadas a nosotras? ¡Pero si se ha enfadado por unos chistes! Hay más del doble de chistes machistas, y las mujeres llevamos aguantándolos siglos. Se me olvidaba, otro deber de la mujer: debe estar calladita.

Feminismo Polilla Mujer

El argumento de la locura de la mujer se remonta a la Antigüedad. De hecho hay tratados y escritos de hombres que se consideraban sabios (y que en su mayoría eran eclesiásticos) en los que dicen que las mujeres tenemos ciertos humores que nos hace oscilar cual veleta, y que si éstos se mezclan con la menstruación: ¡sálvese quién pueda! Por supuesto, no es un hecho científico, son sólo elucubraciones de hombres que, o se aburrían mucho o eran unos misóginos encubiertos.

Las mujeres nos volvemos unas locas cuando los hombres no nos entienden. Así de simple.

Feminismo Polilla Mujer

El otro término que utiliza es desfolladas, que obviamente es de nueva invención. El ladrador piensa, como el 99’9 % de los hombres, que la vida gira en torno al sexo (seguramente él tendrá poco). Bien, ladrador, bien. Tú eres de los que dirían: la violé porque lo andaba pidiendo. Creo que no hace falta más comentarios al respecto.

Finalmente, poco mordedor... después de todo, ¿quién tiene complejo de inferioridad?

Pestañeo III

http://img134.imageshack.us/img134/9162/1765680942fd0f92d48etq2.jpg

Desinflada...


En esta ocasión no despierto. O tal vez sí. Al igual que las anteriores veces, la oscuridad da paso a la luz. Estoy dentro de un globo... o estaba.

El globo se desinfla. Poco a poco las tinieblas se van haciendo más y más pequeñas, y la claridad me asalta, me aprisiona y me ata. No me deja escapar ni esconderme en el trozo de plástico que yace en la hierba. Sólo es un pedazo más de mí. Un pedazo inerte, exento de vida.

Pero, ¿es una liberación? ¿He escapado de mi cárcel flotante? Y, lo que más miedo me da, ¿qué o quién explotó mi globo, mi paraiso, mi tranquilidad? Pienso, mientras las luces de neón de los coches me devuelven a la realidad. Mientras seco mis lágrimas, y en mi MP3 suena:

Antes de hacer la maleta
y pasar la vida entre andenes,

deja entrar a los ratones

para tener quien le espere.

Sueña con su melena

y viene el viento y se la lleva,

y desde entonces su cabeza

sólo quiere alzar el vuelo...


Y el globo vuela y vuela, fofo, pero libre.

Pestañeo II

http://3.bp.blogspot.com/_QIJt3xcFUAA/SesRVCg5tcI/AAAAAAAAAOA/x8i9_0UWMAw/S660/DSC_0086.jpg

Oscuridad...

El silencio de la noche interrumpido por el canto amargo de un grillo. Enciendo la luz: no son ni las tres. Demasiada literatura o demasiada imaginación... pienso a raíz de un sueño.

Qué más quisiera yo,
convertido o no en pájaro,
que entraras en mi habitación
y me cantaras aquellas nanas de antaño.

Maldita poesía: hasta mis deseos más profundos me salen en formas de versos.

Aún quedan unas horas más... Vuelvo a cerrar los ojos.

Pestañeo I

http://www.eolapaz.com/w-web/w-mujer-oscuridad.jpg

Fogonazo de claridad
...

Me he vuelto a quedar dormida en el autobús. Lo último que recuerdo es que tenía el pelo enmarañado y me daba pereza desenredarlo. Pero parece que al final lo conseguí: estoy sentada en el bus dirección universidad, con el pelo liso, sin legañas, y con la piel erizada gracias al caluroso conductor que nos pone el aire acondicionado en pleno noviembre. Tampoco recuerdo mis sueños. Pero sé que he soñado. También sé que él no aparecía en ellos. Y la oscuridad me vuelve a agarrar, con sus manos deshilachadas... y mis ojos se van cerrando.
 
Free Website templateswww.seodesign.usFree Flash TemplatesRiad In FezFree joomla templatesAgence Web MarocMusic Videos OnlineFree Wordpress Themeswww.freethemes4all.comFree Blog TemplatesLast NewsFree CMS TemplatesFree CSS TemplatesSoccer Videos OnlineFree Wordpress ThemesFree CSS Templates Dreamweaver